La capital de Estados Unidos empieza a celebrar los resultados de las elecciones