Así comían los trabajadores del matadero en el que se ha producido el brote de COVID-19 en Alemania