El coronavirus obliga a Giorgio Armani a desfilar a puerta cerrada en Milán