Crónica de una cuarentena: mi vida en Pekín como posible infectado por coronavirus