La tribu del Pacífico que adoraba al duque de Edimburgo como a un dios