El gesto de caballerosidad de Macron con el primer ministro eslovaco: un paraguas para dos