Industria y hogares alemanes redoblan su ahorro de gas para protegerse de la amenaza energética rusa

Contador de electricidad en un apartamento en Hanover, Alemania