Alemania se queda temporalmente con Rosneft pero también teme por la gasolina

Logotipo de Rosneft