Johnson ni dimite, ni convoca elecciones y mantiene su apuesta por el Brexit en la reapertura del Parlamento