Aciertos y errores de Europa (16): la enseñanza a distancia