Aciertos y errores de Europa (2): inversión conjunta para vacunas