Aciertos y errores de Europa (6): el desafío de China