Merkel visita una de las zonas más afectadas por las inundaciones en Alemania, que dejan ya 180 muertos