El antisemitismo europeo tiene buena salud