Los héroes anónimos del ataque de Londres: un exconvicto y un cocinero polaco