El ataque de risa de la primera ministra danesa en el Parlamento