Un ayuntamiento belga paga 1,65 millones de euros a un vecino para que deje de quejarse

Un Ayuntamiento belga paga 1,65 millones de euros a un ciudadano para que deje de quejarse