Una fiesta de Navidad en Downing Street deja tocado a Boris Johnson y fuerza la dimisión de su portavoz