Boris Johnson no da ejemplo: estrena Gobierno reunido con su equipo apiñado y sin mascarillas