Bruselas estalla ante los juegos de Boris Johnson

Segunda semana de infarto para Johnson y el Reino Unido