Cargas policiales a caballo y con cañones de agua para dispersar a los jóvenes en un parque de Bruselas

bruselas