Caviar, champagne y mascarillas fuera, las fiestas clandestinas que escandalizan a Francia