El coche del rey de Bélgica, apedreado durante una protesta contra la brutalidad policial