La Comisión Europea conocía el recorte de suministro de AstraZeneca desde diciembre y tardó dos meses en reaccionar

El fiasco de las vacunas revela la incompetencia de la Comisión Europea