La crisis de las gasolineras no discrimina: el chófer de Cristiano, siete horas de cola para llenar el Bentley