Los pasajeros comienzan a abandonar el crucero retenido en Lisboa por un brote de covid