La cumbre pide a la Comisión Europea mano firme pero tiento con Polonia