Un desprendimiento de tierra en un acantilado de Gales obliga a desalojar a varias familias