El dilema talibán de la Unión Europea