La soledad de la reina Isabel II en el funeral del duque de Edimburgo en Windsor