Un dron muestra la devastación provocada por una explosión de gas en Sicilia, que ha dejado tres muertos