Minisubmarinos tratan de localizar a los 200 ataúdes que cayeron al mar en la costa italiana de Camogli