Escocia, la gran incógnita tras la victoria conservadora en el Reino Unido