Europa en máxima alerta tras detectar nuevos casos de la variante ómicron