Europa rechaza negociar el futuro de Ucrania y amenaza a Rusia con "medidas sin precedentes"