La lenta evacuación de la Torre Grenfell de Londres agravó la tragedia