La Policía francesa desaloja este sábado una fiesta ilegal de Año Nuevo con más de 2.500 personas