El expresidente francés Sarkozy, en el banquillo por acusaciones de corrupción y tráfico de influencias