Tras la estela de los Obama: el futuro de Harry y Meghan lejos de Buckingham Palace