La ciudad belga de Gante pinta círculos en el suelo para facilitar el distanciamiento social