Grecia intenta frenar las protestas contra la brutalidad policial con la suspensión de un agente