La “hecatombe” de los cerdos en las granjas británicas