Un terremoto de magnitud 6,3 sacude Croacia desatando el pánico