Un hijo de refugiados bosnios y el abogado que evitó su deportación, colegas en el Parlamento alemán