Un hospital de Nápoles, al límite: los pacientes reciben oxígeno en los coches a las puertas del centro