Johnson afronta una rebelión en su partido en la votación parlamentaria de las nuevas restricciones