Johnson sacude su gabinete en plena caída de popularidad