Julian Assange, de su activismo en Wikileaks a su peor pesadilla