La librería Acqua alta de Venecia sucumbe a su maldición