Merkel, en una sinagoga para solidarizarse con las víctimas de un ataque antisemita